The sound of silence de Simon & Garfunkel, el trampolín del folk rock por excelencia<span class="wtr-time-wrap after-title"><span class="wtr-time-number">10</span> minutos de lectura</span>

The sound of silence de Simon & Garfunkel, el trampolín del folk rock por excelencia10 minutos de lectura

Uno de los mayores clásicos y la curiosa historia por la que triunfó esta soberbia canción

FICHA
Disco: Wednesday Morning, 3AM /Sounds of silence
Cantantes: Simon & Garfunkel
Autor: Paul Simons
Duración: 3:05
Publicación: 12 de septiembre de 1965
Grabación: 10 de marzo de 1964 (voces originales) – retocado el 15 de junio de 1965. Estudios Columbia de Nueva York
Producción: Tom Wilson y Bob Johnston
Discográfica: Columbia Records
Mejor posición en listas: 1 – Billboard (Estados Unidos)

Hoy toca hacer análisis de The Sound of silence de Simon & Garfunkel. Una canción que, originariamente se tituló The sound of silences, y que, a muchos de nosotros, nos ha acompañado durante casi toda la vida.

Estás, como sabes, ante uno de los mayores éxitos musicales de los años 60 en Estados Unidos y el resto de occidente. Un aldabonazo inesperado al movimiento folk-rock del momento, que consagraría para siempre a unos por entonces jovencitos Paul Simon y Art Garfunkel. Uno de los dúos más famosos de la música, pese a todo.

Significado de The Sound of silence

Paul Simon tardó varios meses en componer el tema que trata de mostrar lo absurda que es la falta de comunicación del hombre con el prójimo. ¡Y lo dice él, que estaba cada cierto tiempo a la gresca con su compañero de canciones! Pues eso: dime de qué presumes, y te diré de qué careces.

En concreto, la canción habla del silencio como un cáncer y viene a defender que los problemas sólo pueden resolverse sin esconderse y con honestidad. Dando la cara.

Simon contaba en una entrevista en la National Public Radio (NPR), que escribió la canción un día, a la salida de la Universidad. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG:

Acepto la Política de Privacidad de Music and Rock

“Las canciones no son sólo lo que dicen las palabras, sino lo que dice la melodía y el sonido. Si no tienes una melodía correcta y cantable, da igual lo que tengas que decir, porque la gente no lo va a escuchar”, afirmaba.

En aquellos primeros compases de su carrera, él componía temas que iba ofreciendo a artistas y discográficas

Ha habido múltiples teorías sobre su significado: que si relacionado con la muerte de JFK, que si la Guerra de Vietnam… pero creo que es algo más sencillo. Tiene que ver con la falta de comunicación. Y punto.

Simplicidad melódica y una letra que engancha

Habrás leído esto alguna vez más en Music and Rock: Lo difícil es hacer las cosas sencillas. Éste es uno de los ejemplos más palmarios.

A juicio de su autor, “la clave de The sound of silence es la simplicidad de la melodía y las palabras”. El tema, según concretó él, tuvo su versión definitiva el 19 de febrero de 1964.

Paul Simon asegura que se trata de una letra juvenil, de un chico de 21 años, y no deja de ser una especie de alienación juvenil, una angustia post-adolescente, obtenida a partir “de la lectura de un texto de la universidad o algo así”.

Hay que decir aquí que Paul y Art fueron compañeros de instituto en Forest Hills a finales de los 50, pero hasta pasados unos años no empezaron a creer que aquello podía ir en serio. Esos años son estos… el tramo medio de los 60.

¿Cuándo triunfó The sound of silence?

La historia de la canción es cuanto menos curiosa.

Paul Simon es el letrista del tema, que compuso entre 1963 y 1964. A partir de él consiguen un contrato con Columbia, y graban, en un primer momento, en los estudios de la discográfica, su álbum de debut, que llevaría por título Wednesday Morning, 3 am.

Un disco, por cierto, que se basaba únicamente en las privilegiadas voces de los cantantes y la guitarra acústica del más bajito de los dos.

Y con auténticos himnos como el que nos ocupa o The times they are a-changin’.

La canción, con un claro tono folk, ve la luz -con el resto del disco– en octubre de 1964, pero no obtiene ninguna repercusión (apenas vendió 3.000 copias), por lo que Paul Simon se marcha a Londres y Art Garfunkel decide continuar con su formación universitaria.

Meses después, el The sound of silence empieza a sonar en emisoras de radio de Massachussets y Florida, por lo que el productor del tema, Tom Wilson, acude a otro productor, Bob Johnston, para dar nueva vida al tema. ¡Y lo logran! Si bien, lo hacen a las espaldas de los autores, cosa que no les perdonarían, pese al éxito cosechado.

De esta manera, introducen más percusión y logran un sonido más eléctrico. La versión 2 de The sound of silence ve la luz en septiembre de 1965. Y arrasa. Convirtiéndose, además, en el emblema del movimiento folk-rock de la época.

Unión-desunión de Paul y Art

La verdad es que si hay un grupo conocido por sus encuentros y desencuentros (amores reñidos son los más queridos) ese es éste. Pero también por hacer cosas tan maravillosas como reunir a medio millón de fans en Central Park, en un concierto gratuito, el 19 de septiembre de 1981. Algo al alcance de muy pocos.

El inesperado (por ellos) éxito, que llevaría a The sound of silence al número 1 del Billboard americano, les volvió a reunir. Ese logro, por cierto, el de llegar al top lo alcanzaron el 1 de enero de 1966.

Tiempo atrás habían estado interpretando esta maravillosa canción en todos los garitos en los que les daban una oportunidad. Así, en 1964 podía escuchárseles en los garitos más famosos de la Greenwich Village, en Manhattan, el lugar más bohemio en la Nueva York del momento.

Simon regresa de Europa como alma que lleva el diablo, y a fe que aprovechó la oportunidad.

Bueno, esto no fue inmediato, porque hasta que el cantante no ve en la revista del Billboard que aparece la canción, y tras hablar con Art Garfunkel, no se decide a volver a Norteamérica.

Paul Simon se encontraba en una pequeña gira de conciertos en Dinamarca (había publicado también disco en solitario), que en parte formaría parte del siguiente LP del dúo…

Si bien, cuando escuchó la versión de laboratorio creada, no se sintió tan contento.

La canción que tenemos hoy entre manos, como sabes, también es recordada por formar parte, junto con otras colosales como Mrs. Robinson, en la película El graduado, que interpretó Dustin Hoffman. Otro bombazo en la industria cultural del momento.

Simon tuvo ciertas reticencias, en ocasiones, de interpretar viejos éxitos en décadas posteriores, algo que no llegaba a comprender Garfunkel… pero… Este The sound of silence son palabras mayores. ¿No crees?

Entonces, ¿Paul Simon se parecía a Bob Dylan? 

Esta pregunta, la verdad, tiene millones de respuestas. Tendrás a quien te diga, como yo, que las letras de Dylan y la voz de Simon harían un tándem definitivo. Y lo contrario. Y tres vueltas de tuercas más…

El propio Paul Simon afirmaba, en una entrevista en Mojo, allá por el año 2000 que el músico de Minesota le influyó realmente. Sin ir más lejos, en la canción The sound of silence. “Nunca la habría escrito si no fuera por Bob Dylan”, reconocía, aludiendo a que él, por entonces, apenas contaba con 21 años.

Además, los productores de The sound of silence, Tom Wilson y Bob Johnston -no lo olvidemos- habían trabajado con anterioridad con el cantautor por antonomasia.

Dylan y Simon girarían juntos en 1999, durante 38 fechas en el Neverending Tour.

Un éxito arrollador

Como hemos visto, fue en enero de 1966 cuando The sound of silence llega a la cima en el Billboard Hot 100 de Estados Unidos. En concreto, en las semanas del 1 y el 22 de enero es número 1.

Además, permaneció catorce semanas en la lista más influyente de la industria musical durante mucho tiempo.

Paul Simon ha contado en más de una ocasión que cuando escucharon por la radio que ellos eran el número 1, se encontraban en el interior del coche de Simon. Se miraron y dijeron, en mitad del humo psicotrópico, aquello de “pues deben estar pasándoselo muy bien”. Como ellos mismos reconocerían, eran todavía un poco niñatos.

No lo cuenta así Garfunkel: “estábamos en Los Ángeles y el manager nos llamó al hotel. Descolgué el teléfono y nos avanzó que la semana siguiente pasaríamos del 5 al 1 en el Billboard”. Con la consiguiente alegría…

Dime de qué presumes, y te pondré The sound of silence.

La canción, por cierto, es una de las más interpretadas de todo el siglo XX y fue la número 157 de las 500 mejores de todos los tiempos, para la revista Rolling Stone (2004).

En la cultura popular

The sound of silence ha aparecido en películas de éxito como Watchmen, en 2009, o en la animada Trolls, en 2016.

Hasta apareció, con una singular versión, The sound of grandpa, en The Simpson.

Como todas las grandes canciones, ha tenido sus versiones. Tal vez las más recordadas son la de Peaches & Herb, de 1971, que también llegó al Billboard, o las de Emiliana Torrini (1996) y Disturbed (2015). Aquí te dejamos esta última. Digamos que diferente sí es…

Confío en que este análisis haya sido de tu agrado… SÓLO TE PIDO UN FAVOR: VALORA ESTA ENTRADA ARRIBA A LA DERECHA, O ESCRIBE UN COMENTARIO. ¡Muchas gracias!

Letra

Chema Sánchez

Soy Chema Sánchez, Chemartaco, periodista, músico frustrado y amante de todo lo que suene bien. Music and Rock es la web de análisis de canciones, críticas de libros musicales, entrevistas y crónicas de conciertos que cree en octubre de 2017 que sólo tiene una restricción: el reguetón. Puedes contactarme en blogmusicandrock@gmail.com

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. TORCUATO

    Hoy podrían hacer otra película -tipo ‘Yesterday’- que tratara al dúo como a ‘los cuatro de Liverpool’. Para mí han sido tan o más influyentes para la música del siglo XX que Beatles, aunque como ellos hay más, muchos más. Simon&Garfunkel ya están en el libro de oro de la música popular mundial.

  2. Chema Sánchez

    ¡Gracias por tu comentario! Ciertamente Simon & Garfunkel no dejaron indiferente a casi nadie. Algo que dice mucho y muy bueno de ellos

  3. Chema Sánchez

    ¡Escuchada! Muchas gracias, como siempre, por tu comentario, Félix. Un abrazo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.