El mundo rinde homenaje a los pioneros del hip hop en el 40 aniversario del Rapper’s delight

El mundo rinde homenaje a los pioneros del hip hop en el 40 aniversario del Rapper’s delight

La canción que ha inspirado hasta la fecha 224 canciones -entre ellas el Aserejé– vuelve a estar de actualidad gracias a un anuncio y a los inagotables Sugarhill Gang

FICHA
Canción: Rapper’s delight
Grupo: The Sugarhill Gang
Autores: The Sugarhill Gang, Sylvia Robinson, Nile Rodgers, Bernard Edwards, Grandmaster Caz
Disco: Sugarhill gang
Duración: 14:35 (versión extendida/original); 3:55 (radio edit)
Posición en disco: 2
Publicación: 16 de septiembre de 1979
Grabación: 2 de agosto de 1979
Producción: Sylvia Robinson
Posición más alta en listas: 3 (Reino Unido)
Discográfica: Sugarhill

Hoy abordamos el análisis de Rapper’s delight, el super éxito que llenó pistas de baile a finales de los 70 y principios de los 80. Una canción soberbia que marcó un antes y un después en el mundo de la música, y que vuelve a estar de actualidad. De hecho, el hip hop (y también el rap) deben muchísimo a este hit que ha movido más caderas que las sesiones televisivas de Jane Fonda.

Rapper’s delight vuelve a estar en el candelero fundamentalmente por dos cuestiones: el pasado 16 de septiembre se cumplieron 40 años de su lanzamiento y, coincidiendo con esa efeméride, una de las marcas de perfume más conocidas del mundo, Paco Rabanne, incorporó su melodía a uno de sus productos estrella, One Million y Lady Million

De manera que Rapper’s delight vuelve a sonar. Aunque, en realidad, nunca ha dejado de hacerlo… La canción ha sido sampleada hasta en 224 otros temas. Aunque, de esto hablaremos más abajo. Sin embargo, no está de más decir que este tema bebe de otro clásico, el Good times, de Chic, pero también de otras canciones que sonaban por aquel entonces (1979), como Here comes that sound again, de Love De-Luxe y Spoonin’ rap, de Spoonie Gee. Igualmente, tiene toques de Fun loving rapping, de Five on the black hand side.

Una canción para la historia

En Estados Unidos -ya lo he dicho- son muy dados a aprovechar lo mucho bueno que tienen (ciertamente de allí salen productos y artistas que llegan a todo el mundo), y por este motivo, ese aniversario de Rapper’s delight se está notando.

Pero, ¿por qué? Porque estamos ante la primera canción de rap que llegó a la Lista de éxitos Hot 100 en los Estados Unidos. Es un tema que llevó a otro nivel el rap y el hip hop, que empezaba a sonar en el Bronx, y que -como suele ocurrir- apasionaba a los jóvenes y detestaban los mayores.

Yo me debo estar haciendo muy viejo, porque es justo eso lo que me pasa con el reguetón.

De ser minoritario a masivo

En las discotecas del barrio neoyorquino empezó a sonar, pero lejos de aquellas calles, era considerado algo minoritario. Por ese motivo, las discográficas no se interesaban por el nuevo género musical. Hasta un poco antes de que saliera a la venta el Rapper’s delight, con el tema Kim Tim III, de Fatback Band, no se arriesgó nadie y, en este caso, en una cara B de otro single de rythmn and blues.

Los samples utilizados funcionaron a la perfección y su ritmo fue una referencia que marcaría la música de los años siguientes.

Un plagio que después plagiarían otros

La canción surgió, dado que por entonces no había mucho problema con los plagios, a partir -como te decía- de la asunción del estándar de Good Times de Chic, un ritmo que se adaptaba a la estética del hip hop y sobre el cuál se aplicaba un breakbeat que le hacía fácil la vida a los intérpretes.

Si bien, aunque la cosa no pasó a mayores, el autor y productor de la canción, Nile Rodgers, amenazó con demandar a los Sugarhill Gang, tras escuchar Rapper’s delight por vez primera en una discoteca, para más señas el club Leviticus de Nueva York. No pasó a mayores porque, tras ello, los títulos de crédito cambiaron y aquello quedó zanjado, con un acuerdo sobre los royalties.

Lo explica él mismo en este vídeo:

¿Quiénes son The Sugarhill Gang?

El grupo lo lideró Sylvia Robinson, propietaria de Sugarhill Records (sello originario de Nueva Jersey), quien, tras comprobar con su hijo no paraba de tararear canciones de rap, pensó que no sería mala idea empezar a publicar aquel tipo de música. Acertó. 

Junto a ella, integraron la banda los raperos Wonder Mike (Michael Wright), Big Bank Hank (Henry Jackson) y Master Gee ( Guy O’Brien), naturales los tres de Englewood, Nueva Jersey, y por tanto menos conocidos en la escena neoyorquina.

Sencillo de Rapper's delight de Sugar Hill

Como ocurre con las franquicias, son una marca y, aunque la esencia sigue (hacen bolos en Estados Unidos y Europa), no están todos los que fueron ni serán lo que fueron tampoco. Ley de vida.

¿De qué va la canción?

Para empezar, hay que señalar que Rapper’s delight tenía una duración, en su sencillo original, de casi 14 minutos y medio -cabe recordar que Good times dura más de 8 minutos y no se hace para nada pesada-. Se estructura como una especie pelea de gallos, que no es tal en la cual cada uno de los raperos, en su deleite, nos va narrando sus peripecias y lo guay que es…

El sencillo en edición radiofónica dura casi 4 minutos y omite algunos apartados como la referencia a Superman y Lois Lane.

El deleite del rapero, así podríamos traducirla, aporta decenas de rimas -en cualquiera de las dos versiones, la corta o la larga- y enfoca el contenido al baile y la sexualidad. Algo que estaría muy presente en las canciones del género en los años posteriores. Esa cierta chulería en la expresión y esa expresión -valga la redundancia- de desafío que años más tarde se convertiría en auténticas guerras de guerrillas en torno al rap y el hip hop, que dejó algún que otro muerto en el camino. También en nuestros días.

Juventud divino tesoro.

El vídeo de Rapper’s delight

Existe un vídeo del tema, que se considera el primer vídeo musical de rap. Recoge una actuación con los raperos en una pista de baile, en la que los asistentes danzan al ritmo de la música.

Se grabó en la discoteca Soap Factory de Palisades Park, en Nueva Jersey. La grabación correspondió al programa de Televisión Soap Factory Disco Show, emitido entre 1977 y 1979. Esa actuación se convertiría en su video promocional.

La difusión de ese vídeo también fue un empeño de Sylvia Robinson, quien una vez más demostró su capacidad para innovar, anticiparse y ver el negocio. De hecho, Sugarhill Records fue el trampolín para muchos grupos de rap y hip hop.

Sencillo de Rapper's delight de Sugar Hill versión 2

Un éxito en el mercado anglosajón

En Inglaterra, Rapper’s delight fue todo un pelotazo. Y ya sabemos que el británico es otro mercado que ha sido y es referente para el resto de Europa. Por mucho que se hayan emperrado con el tema del Brexit.

Llegó al número 3 de los charts británicos, mientras que fue número 1 en Canadá. En Estados Unidos no llegó tan alto, pero lo cierto es que fue la primera pica de muchas que vendrían después. Abrió camino.

De hecho, hay una curiosidad que conviene traer aquí: de haber pagado la membresía de la RIAA el director de la discográfica, Joe Robinson, esta canción habría certificado la venta de más de medio millón de copias. 

Rapper’s delight fue incluida en la lista de Las 500 mejores canciones de todos los tiempos, de la revista Rolling Stone, así como en la de Las 100 mejores canciones de hip hop de VH1.

El sample perfecto para muchas canciones

Corría el año 2002 y unas cordobesas lanzaron el sencillo que -años después de la Macarena- volvía a poner a un grupo español en boca de casi todos. Las Ketchup sorprendieron a propios y extraños son su éxito Aserejé (The Ketchup Song), que se basaba -como imaginarás- en esta canción.

Un tema que reportó fama mundial al grupo de hermanas (las hermanas Muñoz), que llegó a vender ocho millones de copias del sencillo, y que se encuentra entre los 150 más vendidos de la historia. Alucina.

Pero, cómo decíamos, Rapper’s delight ha sido fuente de inspiración para al menos 224 canciones de artistas como Beatie Boys, TLC, Coolio, Snoop Dogg o Ice Cube.

Y, últimamente, para ese anuncio de Paco Rabanne. Bienvenido sea.

Si te ha gustado este análisis de Rapper’s delight, por favor, ponnos unas estrellas al principio de este artículo y suscríbete a nuestro blog. Te gustará.

Puedes leer más artículos en Music and Rock.

Rapper's delight letra
Letra

Chema Sánchez

Soy Chema Sánchez, Chemartaco, periodista, músico frustrado y amante de todo lo que suene bien. Music and Rock es la web de análisis de canciones, críticas de libros musicales, entrevistas y crónicas de conciertos que cree en octubre de 2017 que sólo tiene una restricción: el reguetón. Puedes contactarme en blogmusicandrock@gmail.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

[wpforms id=”8″]